Aceite esencial de Espiga

Aceite esencial de Espiga

El aceite esencial de Espiga procede de las Lamiaceae, una planta de la misma familia que la Santoreggia. Un aceite esencial muy conocido del que vamos a descubrir juntos características, usos y propiedades.

Características de la planta Espiga

La espiga es una planta de la familia de las lamiáceas. El nombre científico de esta planta es Lavandula spica o Lavandula latifolia, también conocida como lavanda spigo, lavanda de espiga, lavanda de hoja grande. La planta pertenece a la misma familia que la lavanda verdadera y la ajedrea.

La espiga es una planta típica de la flora de la Provenza, se distingue de la lavanda officinalis porque esta última tiene hojas más estrechas, crece espontáneamente en el maquis, donde se ha aclimatado a bajas altitudes de hasta 600 metros. Estas plantas pueden crecer de 3 a 8 cm de altura, la espiga es una planta perenne y leñosa, en la que encontramos las espigas de flores, de color violeta y azul, muy perfumadas, que crecen sobre tallos delgados y ramificados, más altos que los de la verdadera lavanda, con hojas sinuosas de unos 8-10 cm, de color verde plateado y en forma de espátula.
Aunque es menos conocido que el verdadero aceite esencial de lavanda, posee notables propiedades a la vez que es menos caro.

La espiga tiene muchas aplicaciones en fitoterapia. De esta planta se destila un aceite esencial muy apreciado por sus propiedades.

Parte de la planta destilada

El aceite esencial de espiga se obtiene por destilación al vapor de las sumidades floridas de la planta.

Crece de forma silvestre en la Provenza y en todo el sur de Europa por debajo de los 1000 metros de altura.

Propiedades del aceite esencial de Espiga

El aceite esencial de espiga es un líquido claro o amarillo transparente con un aroma muy dulce, con notas frescas y florales, ligeramente alcanforado.

El uso del aceite esencial de espiga en aromaterapia, se recomienda por muchas de sus propiedades, entre las que se le reconocen:

  • Calmante: sus propiedades regeneradoras y relajantes pueden ser preferidas a las de la verdadera lavanda. La acción ansiolítica y calmante del aceite esencial de espiga le permitirá reequilibrar su estado emocional y recuperar la confianza en sí mismo.
  • Expectorante y antiinflamatorio: este aceite esencial tiene una acción expectorante excepcional en caso de catarro, inflamación de las mucosas y exceso de secreciones. Sus virtudes asépticas permiten tratar los trastornos de las vías respiratorias como la sinusitis, la laringitis, la bronquitis o la rinitis. Además, es un remedio eficaz en presencia de reumatismo o calambres.
  • Antifúngico y cicatrizante: su acción antifúngica actúa eficazmente en presencia de micosis cutáneas y genitales. Recomendado gracias a sus virtudes calmantes, purificadoras y curativas como antiséptico para la piel en presencia de acné, eczema, psoriasis, heridas, úlceras, cortes. Su acción curativa es incluso más eficaz que la del aceite esencial de lavanda verdadero.
  • Otros usos beneficiosos: el uso de este aceite también se recomienda para proteger la piel contra el veneno de las picaduras de insectos o medusas.

Cómo utilizar el aceite esencial de Espiga

El uso del aceite esencial de espiga puede hacerse por:

Inhalación

Tanto la inhalación seca como la húmeda son excelentes formas de aliviar los problemas respiratorios.

Difusión ambiental

Una gota de aceite esencial de jengibre por cada metro cuadrado del ambiente en el que se difunde, mediante un quemador de aceites esenciales o en los humidificadores de los radiadores.
Difundir en las habitaciones de los niños en caso de agitación nocturna.

Aplicación tópica

Aplicar puro sobre una quemadura, pellizco o corte.
Diluido al 10% o al 20% en un aceite vegetal, puede utilizarse para masajear el cuerpo, especialmente la zona del pecho y la espalda.

Sobre la piel, en general, no aplicar directamente, sino en dilución con aceites portadores.

Uso cosmético

Tiene un efecto regenerador de la piel, basta con diluir gotas de aceite esencial de lavanda en aceites vegetales, aceites esenciales o cremas corporales, para tener un efecto tonificante, mientras que para un efecto calmante y antienvejecimiento, basta con añadir unas gotas a las leches y tónicos.

Uso interno

Tomar una o dos gotas de aceite esencial con una cucharadita de miel, aceite de oliva, pasta de almendras, pan rallado o sobre un comprimido de acerola, tres veces al día durante 7 días.

Para cualquier forma de uso interno de los aceites esenciales, consulte a su profesional médico, o a un farmacéutico, con experiencia en aromaterapia.

Contraindicaciones

Como la mayoría de los aceites esenciales, existen contraindicaciones para las mujeres embarazadas, especialmente dentro del tercer mes, las mujeres lactantes y los niños menores de 3 años.

El abuso de este producto también está contraindicado porque, al ser especialmente fuerte, puede generar efectos no deseados. También se recomienda no exagerar con las dosis, incluso cuando se utiliza en difusores de ambiente.

La consulta con un médico o farmacéutico experto en naturopatía está ciertamente indicada tanto para el uso interno como para las aplicaciones en sujetos con patologías particulares.

Fuente:https://aromaterapias.org

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

rsseitoraromaterapiasorg aceites-esenciales

RELACCIONADO CON Aceite esencial de Espiga