Cómo elegir y utilizar en casa la fruta de temporada

Cómo elegir y utilizar en casa la fruta de temporada

Decidir consumir frutas y verduras de temporada en primavera significa disfrutar de una oferta muy amplia. A pesar de la estacionalidad que rige la producción natural de la fruta, se puede encontrar casi cualquier cosa en las estanterías de alimentación.

Y por eso insistimos en comer fresas en Navidad y espárragos en pleno agosto, uvas en invierno y arándanos en pleno verano.

Lo contrario de lo que ocurre en la naturaleza.

La fruta de temporada en primavera cuesta menos, porque no se “obliga” a las plantas a crecer a toda costa y por todos los medios en periodos distintos a su temporada normal.

Los árboles no se debilitan y es más difícil que sean presa de insectos no deseados, por lo que están menos o nada sujetos a la acción de los pesticidas.

Las plantas que siguen su ciclo normal de producción prosperan con frutos ricos en nutrientes y principios activos.

Los frutos de la temporada de primavera son más sabrosos, fragantes y aromáticos.

Así que sólo nos queda orientarnos en la elección de esta fruta, partiendo de sus propiedades nutricionales y de los usos que se le pueden dar en la cocina y, por qué no, también, de forma más general, en el hogar.

Fruta de primavera: qué elegir

Mayo es el mes de los albaricoques, deliciosas y dulces frutas de la temporada de primavera que nos acompañan durante todo el verano.

Representan una preciosa fuente de sales minerales y pueden considerarse realmente indispensables por dos características fundamentales: en primer lugar por el gran aporte de calcio, por lo que se recomiendan a las mujeres menopáusicas, a las embarazadas y lactantes y a los niños en crecimiento. Además, son extremadamente ricas en boro, una sustancia que favorece la absorción y la fijación del calcio.

Los amantes de la fruta de temporada en primavera no pueden olvidar las cerezas, que son ricas en antioxidantes y, como ayudan a neutralizar las acciones negativas de los radicales libres, son sugeridas por los nutricionistas para la prevención del cáncer.

En esta época del año comienzan a aparecer las fresas, las frutas primaverales más queridas por los niños, una auténtica mina de vitamina C, imprescindible para la preparación de uno de los pasteles más populares: el de fresas con nata.

Jugosas y llenas de sabor, mucho más que las que pueden verse en las estanterías de alimentación incluso en pleno invierno, las fresas que empiezan a colorear los campos en primavera mantienen sus cualidades naturales completamente intactas.

No nos sorprendamos si no probamos nada cuando comemos una macedonia de fresas en diciembre: si no están sometidas a los rayos del sol -lo que ciertamente puede ocurrir en la naturaleza de forma continua y más intensa sólo de la primavera al verano- las fresas, en particular, quizás más que otros tipos de fruta, no pueden garantizar sus maravillosas características organolépticas.

Una gran pena, ya que son uno de los tipos de fruta más deliciosos y fragantes.

No todo el mundo sabe que es posible congelar las fresas para tener esta fruta primaveral ya bonita y lista para usar incluso durante el invierno.

Sólo algunos trucos: en primer lugar es bueno elegir fresas no demasiado duras, no demasiado blandas, no descoloridas, no manchadas y no mohosas, procurando lavarlas y secarlas bien, colocándolas en recipientes herméticos y bolsas de plástico, sellándolas bien, para evitar que el frío arruine las fresas manteniéndolas frescas.

Si se desea, es preferible cortarlos en trozos pequeños y grandes para reducir los tiempos de congelación y descongelación cuando se utilicen para las preparaciones deseadas durante el resto del año.

Es realmente cierto, la naturaleza nos da todo lo que necesitamos según la temporada.

Los limones son un testimonio de ello, una fruta insospechada de la estación primaveral que, en el período de marzo, hace su alegre aparición en los árboles salpicando todo el árbol de un hermoso y brillante color amarillo. El limón es ante todo un excelente drenante, también es un excelente diurético y ayuda mucho en la fase digestiva, además de ser muy rico en vitamina C.

Con su sabor intenso y cítrico, se utiliza en casi todas partes, pero hay muchas formas de utilizarlo. Pensemos, por ejemplo, en un delicioso granizado de limón en los días más calurosos.

El limón es un producto que encontramos en el supermercado en todas las épocas del año, sin embargo, siguiendo la estacionalidad con la que los árboles producen sus frutos, es en primavera cuando alcanzan su plena madurez.

Fruta de primavera: algunas recetas originales e inusuales

Queremos dejar de lado por un momento la clásica macedonia de frutas, mina indiscutible de vitaminas y minerales, para descubrir el lado salado de la fruta de primavera en temporada para crear algo más inusual que capte la atención de nuestros hijos pero también de los invitados y comensales?

Para ello, probemos, por ejemplo, una combinación de zanahorias, aliadas útiles para preparar la piel para la exposición a los primeros rayos del sol, y frutas de la temporada de primavera, por ejemplo, fresas y cerezas.

Añade aceite, sal y zumo de limón y esa es la receta básica para una deliciosa y nutritiva ensalada de frutas extraordinariamente única y original.

Puedes personalizar esta ensalada con la fruta de temporada de tu elección o, de nuevo, puedes convertirla en un maravilloso plato único añadiendo, por ejemplo, trozos de pollo cocido y picatostes.

Para los incondicionales de la originalidad en la cocina, he aquí otra idea fantástica, sui generis como pocas en la mesa: las brochetas de cerezas, fresas y manzanas cortadas en rodajas y trozos y rociadas con zumo de limón, jengibre y canela.

Los que quieran sorprender a sus invitados con fruta de primavera en cuencos 100% naturales encontrarán realmente originales los melones rellenos de albaricoques, manzanas, cerezas, fresas y piña.

Estas cestas son también hermosas desde el punto de vista cromático, muy estéticas, y se preparan cortando el melón en dos partes.

Para hacer estos cuencos festoneados a partir de las dos mitades del melón, es necesario vaciarlas y, con la ayuda de un cuchillo de hoja afilada, se puede proceder a la creación de bordes “ondulados” con un efecto muy bonito. Evidentemente, se puede personalizar esta preparación a base de melón, dándole un aspecto más simpático o serio en función de los destinatarios y de las ocasiones en que se vaya a servir.

En Pascua, por ejemplo, puedes añadir algunos lazos o pequeños pollos. La fruta de temporada en primavera no sólo es extremadamente sabrosa y colorida, sino que también es versátil y, como puedes ver, puedes convertirla en el ingrediente perfecto para fantásticas recetas, también ideales para que los niños coman fruta.

Fruta de primavera: algunos usos “alternativos” válidos

¿Sabías que las frutas de temporada típicas de la primavera pueden ayudarnos a mantener nuestra casa limpia y perfumada? Pocos podrían imaginar que una rodaja de limón colocada en el frigorífico es capaz por sí misma de neutralizar los malos olores.

Pero eso no es todo: basta con añadir unas gotas de limón a un paño de microfibra húmedo para desengrasar y abrillantar todas las superficies internas y externas del frigorífico y del horno.

Por si fuera poco, el reciclaje creativo nos ofrece otra sugerencia: si es cierto -como lo es- que una cereza lleva a otra, es igualmente cierto que podríamos recoger muchas piedras.

¿Qué hacer con ellos? Eso es fácil: podemos experimentar con algunas ideas antidesperdicio muy interesantes hechas con fruta de temporada de primavera, incluso aprovechando los huesos de las cerezas.

Por ejemplo, podemos prevenir/reducir la rigidez de cuello y cervicales con huesos de cereza que se utilizarán para la realización de almohadillas útiles para el alivio del dolor, estrictamente a mano.

Lo que necesitamos es un tejido natural, como el lino o el algodón, por ejemplo, y luego, precisamente, muchos huesos de cereza que se colocan en una bolsa hecha con el tejido.

Esta almohada diseñada para contrarrestar el dolor de cuello, se puede calentar y colocar en el cuello, por ejemplo, para un momento de relajación y bienestar todo orgánico.

He aquí una idea imprescindible para los amantes de la elaboración de licores en casa: un delicioso licor de cerezas, que sólo requiere azúcar, los huesos de 2 kg de cerezas y alcohol de 90°.

Si quieres, puedes añadir la ralladura de un limón sin tratar.

He aquí, pues, cómo se puede disfrutar y aprovechar al máximo los frutos de la temporada en primavera sin tirar nada. En esta época nuestra cada vez más dedicada a los residuos, el reciclaje es realmente una panacea para nosotros y para el medio ambiente.

Una razón “ambiental” para preferir la fruta de temporada en primavera

Hay otras razones para elegir comer fruta de temporada en primavera que van mucho más allá del deseo de disfrutar de algo realmente bueno, sabroso y genuino.

La fruta que no es de temporada tiene, de hecho, un coste medioambiental incalculable.

Elegir la fruta de temporada en primavera significa optar por no tener árboles frutales que crecen fuera de temporada en grandes invernaderos con calefacción e iluminación que requieren mucha energía.

Elegir la fruta de temporada significa también evitar fertilizantes y pesticidas de todo tipo, significa ahorrar dióxido de carbono que se añade al ya presente en la atmósfera, aumentando el efecto invernadero en detrimento de la salud de todo el planeta.

Por no hablar de la desastrosa huella ecológica relacionada con el comercio diseñado para facilitar la entrada de fruta del extranjero.

Sólo para dar un ejemplo: 1 kg de cerezas de Chile viaja 12 mil kilómetros, llegando a consumir unos 8 kg de petróleo (para una producción de 21 kg de CO2).

Optar por consumir, por ejemplo, fresas fuera de temporada, supone comprar productos procedentes en un 90% de los casos de China, líder mundial en la producción de fresas.

Estos son sólo un par de ejemplos, la lista podría ser mucho más larga.

Preferir la fruta de temporada en primavera significa hacer una elección inteligente, por lo tanto, en varios frentes, a la que debemos adherirnos renunciando ciertamente a algo que, sin embargo, al examinarlo más de cerca, encuentra una fácil contrapartida en primavera.

En lugar de preparar a la fuerza la tarta de nata y fresas en invierno, apostamos por la preparación de una sabrosa tarta de manzana o, si está destinada a los niños, por una bonita tarta de nata y frutas del bosque.

Elegir el consumo de frutas y verduras de temporada en primavera significa, en conclusión, pensar en nuestra salud y tener, al mismo tiempo, más respeto por nuestra Tierra.

Más información sobre como elegir fruta de temporada la podrás encontrar aquí:

Fuente:https://beneficiosdelasfrutas.com/

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

rsseitorbeneficiosdelasfrutascom blog

RELACCIONADO CON Cómo elegir y utilizar en casa la fruta de temporada