Diabetes y Sodio: ¿Cuánta sal debes comer?

 

 

 

Todo el mundo sabe que las personas con diabetes deben ser conscientes de la cantidad de carbohidratos que consumen al día, pero no todos saben que las personas con diabetes también deben controlar su consumo de sal.

Según Food Administración de Medicamentos, el estadounidense promedio ingiere demasiado sodio, ¡más de 3400 mg de sodio por día!

Entonces, ¿cuánta sal deberías consumir? Este artículo describirá cuánta sal deben tener las personas con diabetes en su dieta, los riesgos de comer demasiada sal y cómo ayudar a reducir su consumo diario de sal para mejorar su salud.

 

¿Qué tiene de malo la sal?

Una cantidad moderada de sal (y el yodo que la acompaña y que se agrega a la mayoría de la sal de mesa en los Estados Unidos) es crucial para que el cuerpo funcione correctamente.

Los seres humanos necesitan un mínimo de 500 mg de sodio al día para las funciones corporales normales, incluido el equilibrio de los electrolitos, el mantenimiento de una presión arterial suficientemente alta y la garantía de la función nerviosa y muscular normal.

Sin embargo, el consumo excesivo de sal puede ser peligroso para la salud. Comer demasiada sal no sólo aumenta la presión arterial, sino que las dietas con alto contenido de sodio pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, los dos exactos. Condiciones que las personas con diabetes ya tienen mayor riesgo.

El sodio absorbe agua de forma natural y, cuando se ingiere a través de una dieta rica en sodio, atrae agua al torrente sanguíneo, lo que aumenta el volumen sanguíneo y, por lo tanto, aumenta la presión arterial.

La presión arterial alta puede convertirse en la condición de salud conocida como hipertensión si se vuelve crónica. Cuando alguien vive con hipertensión, su corazón tiene que trabajar más para bombear sangre por todo el cuerpo, lo que puede causar daños a órganos vitales, incluidos el cerebro, los ojos, los riñones y, por supuesto, el corazón.

Con el tiempo, las personas con hipertensión tienen un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca, enfermedades e insuficiencia renal y ceguera. Cuando se combina con un diagnóstico de diabetes, puede convertirse en una combinación potencialmente fatal.

Si las personas con diabetes no padecen hipertensión, el exceso de sal en la dieta puede provocar deshidratación, lo que provoca que sea más difícil controlar el nivel de azúcar en la sangre, resistencia a la insulina a i=2, y el mayor potencial de cetoacidosis diabética con el tiempo.

¿Cuáles son las principales fuentes de exceso de sodio?

Contrariamente a la creencia popular, el exceso de sodio en la dieta de la mayoría de las personas no se debe a la sal de mesa que se encuentra en el centro de la mesa.

El 70% del sodio dietético proviene de restaurantes de comida rápida y alimentos envasados. Esto puede variar ampliamente entre los tipos de alimentos envasados, el tamaño de las porciones, etc., pero es algo a lo que hay que prestar atención cuando no se cocina en casa. Las fuentes comunes de exceso de sodio incluyen:

 

  • Pizza
  • Platos de pasta
  • Pan
  • Patatas fritas
  • chips de tortilla
  • Sándwiches
  • Embutidos
  • Pretzels
  • Cortezas de cerdo
  • Tacos
  • burritos
  • Pollo frito
  • sopas
  • hamburguesas
  • papas fritas
  • tortillas
  • Cualquier cosa con salsas saladas añadidas.

¿Cuánta sal debes comer al día?

La FDA sugiere que la mayoría de los estadounidenses no consuman más de 2300 mg de sodio por día (es decir, aproximadamente 1 cucharadita), mientras que la Asociación Estadounidense del Corazón sugiere que, idealmente, las personas no deberían consumir más de 1.500 mg de sodio al día.

Además, la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que las personas que padecen problemas de salud como hipertensión o enfermedades cardíacas limiten su ingesta de sodio a 1000 mg por día.

Las personas con diabetes deben prestar especial atención para asegurarse de no consumir demasiada sal, ya sea que tengan o no una enfermedad cardíaca y/o hipertensión, ya que tienen un mayor riesgo de sufrir esas complicaciones al tener diabetes.

Sin embargo, los objetivos de cada persona pueden variar y algunas personas pueden necesitar consumir más sodio en ocasiones.

Los atletas y las personas que consumen grandes cantidades de agua pueden necesitar sal extra (especialmente durante la actividad física en días muy calurosos), y las personas que sufren de sudoración excesiva pueden necesitar sal extra para equilibrar sus electrolitos.

Las personas que toman diuréticos bajo la supervisión de su médico pueden necesitar sodio adicional en sus dietas, así como las personas que comen principalmente alimentos integrales sin procesar (donde la sal no es un ingrediente agregado).

Siempre trabaje con su médico con respecto a su estilo de vida y objetivos de salud para determinar la cantidad adecuada de sodio diario que necesita.

Maneras fáciles de reducir el consumo de sodio

Si consume más sodio del recomendado por su equipo de salud, existen algunas formas sencillas de reducir su consumo diario de sodio.

Prepara tus propias comidas y snacks en casa.

Cocinar por lotes y preparar sus propios desayunos, almuerzos, cenas y meriendas reducirá en gran medida la cantidad de comidas que come en restaurantes y establecimientos de comida rápida, lo que reducirá en gran medida su consumo de sodio, ya que tiene control total sobre la cantidad de sodio agregado que consume. poner en comida casera.

Concéntrese en alimentos integrales y no procesados, incluidas muchas frutas, verduras y proteínas magras, ¡y observe cómo su consumo de sodio cae en picado!

Agregue hierbas y especias en lugar de sal.

¡Simplemente agregar sal y pimienta a su cocina está fuera y apoyarse en hierbas y especias más sabrosas como ajo, cebolla, comino, cúrcuma, curry, cilantro, perejil y pimentón está de moda!

Añade una explosión de brillo a tus comidas sin añadir sodio y ni siquiera lo extrañarás.

Leer etiquetas nutricionales

Dedique más tiempo a estudiar las etiquetas nutricionales de cualquier alimento envasado que consuma y trate de mantenerse dentro de un límite total de 2300 mg durante un día, o simplemente observe cuánto arriba o abajo aterriza.

El simple hecho de ser consciente de su consumo de sodio a lo largo del día puede ayudarle a limitar o eliminar los alimentos que simplemente tienen demasiado.

Opte por alimentos sin sal o bajos en sodio.

Elegir versiones sin sal o bajas en sodio de sus alimentos favoritos como nueces, papas fritas, frijoles enlatados, verduras enlatadas, panes, salsas de tomate y sopas puede ayudarlo a reducir en gran medida la cantidad de sodio en su dieta sin tener que despedirse por completo de los tipos de alimentos que te encantan.

Cada vez más tiendas de comestibles ofrecen estas opciones a los consumidores, así que esté atento a las versiones bajas en sodio o sin sodio de sus comidas favoritas.

Limite el tamaño de sus porciones

Menos comida equivale a menos sodio; ¡a veces es tan simple como eso! Si vas a almorzar fuera, corta tu sándwich a la mitad y, por definición, también habrás reducido a la mitad tu ingesta de sodio para esa comida.

Elija porciones más pequeñas de cosas como pizza y pasta (u opte por un aperitivo como plato principal cuando salga a cenar a un restaurante) y probablemente reducirá la cantidad de sodio que ingiere en cientos de miligramos por día.

Reconsiderar los condimentos

Los condimentos populares como la salsa de soja, salsa de pescado y gambas, las salsas picantes y los aderezos para ensaladas envasados ​​contienen una gran cantidad de sodio innecesario.

Haga su propio aderezo para ensaladas en casa con jugo de limón o lima, pimienta negra y aceite de oliva, para agregarle un toque sin sodio, o agregue hierbas y especias frescas a sus platos con un toque de aceite de oliva virgen extra para darle un toque sin sal. !

Obtenga el soporte que necesita

Obtener el apoyo de familiares y amigos puede ayudarle enormemente a la hora de intentar reducir su consumo de sodio.

Trabajen juntos para crear recetas divertidas y bajas en sodio, o organicen una cena compartida en la que todos traigan un plato nuevo sin sodio para compartir.

Opte por no realizar viajes diarios para ir a comer comida rápida y cenar semanalmente en restaurantes y, en su lugar, disfrute de más comidas con sus seres queridos en casa, donde podrán trabajar juntos para alcanzar sus objetivos de salud. ¡No se requiere sodio!






Tal vez te puede interesar:

  1. Dip de batata y frijoles
  2. Sopa De Lentejas Y Pavo (baja En Sodio)
  3. Tortillas de Maíz Caseras (Sólo 3 Ingredientes)
  4. Salsa de tomatillo asado

Diabetes y Sodio: ¿Cuánta sal debes comer?

Diabetes y Sodio: ¿Cuánta sal debes comer?

Todo el mundo sabe que las personas con diabetes deben ser conscientes de la cantidad de carbohidratos que consumen al día, pero no todos saben que las person

siasalud

es

https://images.correotemporalgratis.es/siavuestrasalud.com/1220/dbmicrodb1-siasalud-diabetes-y-sodio-cuanta-sal-debes-comerja-6714-0.jpg

2024-01-18

 

Diabetes y Sodio: ¿Cuánta sal debes comer?
Diabetes y Sodio: ¿Cuánta sal debes comer?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20