Insulina y Aumento de peso: ¿Un control más estricto hace que se afloje el cinturón?

 

 

 

La insulina es el tratamiento más potente y eficaz para los niveles elevados de glucosa en sangre.

 

Todas las personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina para sobrevivir, y millones de personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 en los Estados Unidos necesitan insulina para controlar sus niveles de glucosa en sangre (1).

Sin embargo, incluso la insulina no está exenta de efectos secundarios. Una de las preocupaciones más comunes expresadas por las personas que usan insulina es que tiende a provocar aumento de peso. De hecho, una investigación del Estudio Prospectivo de Diabetes del Reino Unido (UKPDS) mostró que la persona promedio con diabetes tipo 2 ganó alrededor de nueve libras en sus primeros tres años de uso de insulina (2).

Dado que lograr y mantener un peso saludable es importante para todas las personas con diabetes, analicemos por qué sucede esto y qué se puede hacer al respecto.

"¿Por qué la insulina provoca aumento de peso?"

La insulina es una hormona que promueve la absorción de azúcar (glucosa) por casi todas las células del cuerpo, incluidas las células musculares, hepáticas y grasas. En un momento dado, nuestras células también queman glucosa como combustible. Si nuestra ingesta de combustible (calorías consumidas) es mayor que nuestro gasto de energía (calorías quemadas), tendemos a almacenar más glucosa de la que quemamos. Las células musculares y hepáticas almacenan esta glucosa adicional en una forma llamada "glucógeno", que es una forma de glucosa muy densa y compacta. Las células grasas almacenan la glucosa extra en forma de grasa.

Los niveles altos de azúcar en sangre y la falta de insulina hacen que nuestro peso sea artificialmente bajo. Cuando la diabetes no está bien controlada, los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos. Esto significa que no hay suficiente insulina para almacenar todos los alimentos que consumimos.

Cuando nuestros músculos, hígado y células grasas no pueden absorber toda la glucosa de los alimentos que comemos, se produce una forma antinatural de pérdida de peso. Cuando los niveles de glucosa en sangre son particularmente altos, parte del exceso de glucosa pasa a la orina, lo que provoca un exceso de micción. En otras palabras, literalmente “orinamos” parte de los alimentos que hemos consumido. Esto puede provocar una pérdida de peso artificial tanto en forma de agua como de energía. Es posible que todavía estemos consumiendo más calorías de las que quemamos, pero como muchas de las calorías se eliminan al orinar, pesamos menos de lo que realmente deberíamos.

 

Una vez que comienza la terapia con insulina y los niveles de glucosa en sangre se normalizan, se detiene el exceso de orina y la pérdida de glucosa a través de la orina. Nuestras células vuelven a almacenar todos nuestros alimentos en forma de grasa o glucógeno, y nuestro peso vuelve a un nivel apropiado para nuestra ingesta de alimentos y gasto calórico. En otras palabras, la insulina simplemente restablece niveles saludables de glucosa en sangre y nos permite pesar lo que deberíamos en función de nuestra dieta y patrones de ejercicio.

“¿Cuál es el punto de usar insulina si sólo me hace subir de peso? ¿El aumento de peso no hace que sea más difícil controlar el azúcar en la sangre?

Sí, la insulina puede devolverle un peso más “natural” según sus hábitos de estilo de vida. Y el aumento de peso tiende a causar resistencia a la insulina, lo que hace que el azúcar en la sangre sea más difícil de controlar. Pero es posible que deba considerar el aumento de peso inicial como una inversión temporal en una vida de mejor salud.

Recuerde, la insulina es una hormona muy fuerte; puede superar la resistencia a la insulina y hacer que los niveles de azúcar en sangre bajen a la normalidad. Y los niveles normales de azúcar en sangre son esenciales para realizar el tipo de cambios en el estilo de vida que, en última instancia, le ayudarán a perder grasa corporal y mantener un peso saludable.

Los niveles elevados de glucosa en sangre tienden a hacer que las personas se sientan cansadas y letárgicas. ¡No es fácil hacer ejercicio cuando te sientes así! Reducir los niveles de glucosa en sangre puede restaurar su energía y darle la fuerza y ​​la actitud para mantener un estilo de vida activo.

Los niveles altos de glucosa en sangre también pueden provocar que usted sienta hambre. Mantener su nivel de glucosa en sangre cerca de lo normal le permitirá controlar mejor su ingesta de alimentos, en particular el consumo de dulces y otros refrigerios ricos en calorías.

En otras palabras, gane un poco hoy para perder mucho mañana.

“¿Cómo puedo evitar ganar demasiado peso cuando uso insulina?”

Acepte el hecho de que con el uso de insulina y la reducción del nivel de azúcar en la sangre, existe una tendencia a aumentar algo de peso inicial. Entonces, ¿cómo puedes seguir ganando demasiado? Aqui hay algunas ideas:

Evite la hipoglucemia

Si experimenta cualquier nivel bajo de azúcar en sangre (normalmente definido como un nivel de glucosa en sangre inferior a 70 mg/dl), hable con su médico. equipo sobre cómo reducir la insulina que está funcionando cuando se producen los niveles bajos. Del mismo modo, si necesita comer para prevenir un nivel bajo de azúcar en sangre, es posible que esté tomando demasiada insulina. Un nivel bajo de azúcar en la sangre no solo requiere que usted coma alimentos que normalmente no consumiría, sino que también indica que está sobreinsulinizado: está tomando más insulina que su cuerpo. necesidades. El exceso de insulina promoverá la acumulación de reservas de grasa y un aumento excesivo de peso. Mundo Gore

 

Reducir las dosis siempre que sea posible.

En la misma línea, busque todas las oportunidades para reducir sus necesidades de insulina. Reducir la ingesta de carbohidratos es una forma de lograrlo.

Eliminar las bebidas que contienen carbohidratos es un buen punto de partida. También lo es eliminar los refrigerios entre comidas. A la hora de comer, reduce las porciones de alimentos ricos en carbohidratos como patatas, arroz, pan, pasta y cereales. En su lugar, aumente sus porciones de carnes magras y verduras sin almidón.

La actividad física también puede ayudar a reducir sus necesidades de insulina al mejorar su funcionamiento. Caminar más durante el día puede permitirle reducir su dosis de insulina de acción prolongada (o “basal”).

El ejercicio moderado después de las comidas puede permitirle reducir significativamente su insulina de acción rápida (“bolo”) a la hora de comer. Hable con su equipo de atención médica sobre cómo realizar este tipo de ajustes.

Además, busque formas de reducir sus niveles de estrés. El estrés emocional hace que su cuerpo sea resistente a la insulina. Aprender a relajarse puede contribuir en gran medida a reducir sus necesidades de insulina. También puede ponerlo en el estado de ánimo adecuado para comer y hacer ejercicio como debería.

Estilo de vida, Estilo de vida, Estilo de vida

Ahhh… las tres palabras más importantes en el control de la diabetes. La reducción del estrés, la actividad física y una alimentación saludable le ayudarán a perder peso. ¡Y pérdida de peso, a su vez, ayuda a que la insulina funcione mejor! Cuando la insulina funciona mejor, sus necesidades de insulina disminuyen, lo que le ayuda a perder aún más peso. ¡Qué hermoso ciclo!

Una de las mejores maneras de comenzar el camino hacia un estilo de vida más saludable es reunirse con un dietista registrado con experiencia tanto en diabetes como en control de peso. Se ha demostrado que la orientación y la educación sobre la planificación de las comidas reducen el aumento de peso relacionado con la insulina (5).

Medicar sabiamente

Cuando se utiliza insulina de acción prolongada, la insulina “basal” de 24 horas, como la glargina o el levemir, tiende a producir menos aumento de peso que la insulina de acción intermedia, como la NPH.

(3,4). También suele haber menos hipoglucemias con la insulina basal de 24 horas, que como ya hemos dicho, es beneficiosa a la hora de controlar el peso. El uso de una bomba de insulina también puede eliminar dosis innecesarias de insulina y, por lo general, da como resultado una reducción del 10 al 20 % en el uso total de insulina, al tiempo que mejora el control de la glucosa en sangre (6,7).

Muchas personas toman otro medicamento para la diabetes junto con la insulina para ayudar a reducir las dosis requeridas. Los agentes sensibilizantes a la insulina, como la rosiglitazona o la pioglitazona, pueden ayudar a reducir las necesidades de insulina. La metformina reduce la secreción natural de glucosa del cuerpo al torrente sanguíneo, lo que también puede reducir las necesidades de insulina. La pramlintida, un medicamento inyectable, ayuda a retardar la digestión, mitigar el apetito y bloquear la secreción de glucagón, lo que a menudo resulta en una reducción de los requerimientos de insulina a la hora de comer.

Y la exenatida, otro medicamento inyectable, ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y potencia la producción de insulina del propio cuerpo después de las comidas.

Próxima publicación sugerida:¿Los niveles bajos inducidos por el ejercicio te hacen ganar peso?

Referencias:

  1. NIDDK 2001-2003 Encuesta nacional de entrevistas de salud entre adultos con diabetes.
  2. Grupo de estudio prospectivo sobre diabetes del Reino Unido: control intensivo de la glucosa en sangre con sulfonilureas o insulina en comparación con el tratamiento convencional y riesgo de complicaciones en pacientes con diabetes tipo 2. Lanceta 353:837¬853,1998
  3. Rosenstock J, Schwartz S, Clark C, Park GD, Donley DW, Edwards MB: Terapia con insulina basal en diabetes tipo 2: comparación de 28 semanas de insulina glargina (HOE 901) e insulina NPH. Cuidado de la diabetes 24:631-636, 2001
  4. El impacto de la insulina glargina en los resultados clínicos y humanísticos en pacientes no controlados con otra insulina y agentes orales. Jerome S. Fischer; Trento McLaughlin; Litza Loza; Rebeca Beauchamp; Sherwyn Schwartz; Marcos Kipnes. Opinión actual Med Res 20(11):1703-1710, 2004
  5. Monk A, Barry B, McClain K, Weaver T, Cooper N, Franz M: Directrices prácticas para la terapia nutricional médica proporcionadas por dietistas para personas con diabetes mellitus no insulinodependiente. Asociación J Am Diet 95:990-1006, 1995
  6. J. Hans DeVries, MD, Frank J. Snoek, PH2, Piet J. Kostense, PHD, Nathalie Masurel, RN y Robert J. Heine, MD, PHD
  7. En nombre del Grupo de estudio holandés sobre bombas de insulina, un ensayo aleatorizado de infusión subcutánea continua de insulina y terapia de inyección intensiva en diabetes tipo 1 para pacientes con control glucémico deficiente de larga duración. Cuidado de la diabetes 25:2074-2080, 2002
  8. Terapia con bomba de insulina: un metanálisis, Jill Weissberg-Benchell, PHD, CDE1, Jeanne Antisdel-Lomaglio, PHD2 y Roopa Seshadri, PHD, Diabetes Care 26: 1079-1087, 2003





Tal vez te puede interesar:

  1. Dip de batata y frijoles
  2. Sopa De Lentejas Y Pavo (baja En Sodio)
  3. Tortillas de Maíz Caseras (Sólo 3 Ingredientes)
  4. Salsa de tomatillo asado

Insulina y Aumento de peso: ¿Un control más estricto hace que se afloje el cinturón?

Insulina y Aumento de peso: ¿Un control más estricto hace que se afloje el cinturón?

Evite la hipoglucemiaReducir las dosis siempre que sea posible.Estilo de vida, Estilo de vida, Estilo de vidaMedicar sabiamenteTal vez te puede interesar:

siasalud

es

https://siavuestrasalud.com/static/images/siasalud-insulina-y-aumento-de-peso-un-control-mas-estricto-hace-que-se-afloje-el-cinturonja-6559-0.jpg

2024-05-20

 

Insulina y Aumento de peso: ¿Un control más estricto hace que se afloje el cinturón?
Insulina y Aumento de peso: ¿Un control más estricto hace que se afloje el cinturón?

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente