La apnea del sueño puede contribuir al desarrollo de la demencia

La apnea del sueño puede contribuir al desarrollo de la demencia

Estos trastornos respiratorios nocturnos privan de oxígeno a ciertas áreas del cerebro y hacen que pierdan volumen. Esto podría acelerar el declive cognitivo, según los médicos de Lausana.

Durante la noche, algunas personas dejan regularmente de respirar durante al menos 10 segundos, a veces mucho más, antes de recuperar el aliento con un ronquido muy particular. Sufren de apnea del sueño. Sus noches se ven constantemente interrumpidas por la micro-vigilia que los deja cansados y somnolientos al día siguiente. Esto altera su calidad de vida, los hace más propensos a tener accidentes y también aumenta su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Pero según un estudio recientemente publicado en los Anales de Neurología por equipos del Centre hospitalier universitaire vaudois (CHUV), estas paradas repentinas de la respiración tienen otras consecuencias perjudiciales. Reducen el nivel de oxígeno en la sangre, la tasa de saturación de oxígeno, que puede caer por debajo del 85%, mientras que normalmente varía entre el 94 y el 100%. Por lo tanto, privan al cerebro de esta molécula que es esencial para su correcto funcionamiento. Como resultado, podrían promover el desarrollo de trastornos cognitivos y la aparición de la demencia.

Un estudio importante

La demencia, que se manifiesta entre otras cosas a través de la pérdida de memoria, es un síndrome frecuente, ya que afecta al «10% de las personas de 75-84 años, al 30% de las de 85-94 años y al 45% de las mayores de 95 años», recuerda el Dr. Nicola Marchi, jefe adjunto de la clínica del Departamento de Neurología del CHUV y autor principal de este estudio. Por lo tanto, se trata de un importante problema de salud pública, que sólo empeorará a medida que la población envejezca. Sin embargo, para combatir este declive cognitivo, el neurólogo señala que «no hay ningún tratamiento disponible y hay muy pocos medios de prevención».

De ahí el interés por determinar los factores de riesgo de la demencia. Algunos ya se conocían: hipertensión, obesidad, consumo excesivo de alcohol y tabaquismo. La apnea podría ser otra. «Ya habíamos constatado en un estudio anterior que las personas que lo padecen tienen más problemas cognitivos que otras», dice el Dr. José Haba-Rubio, médico del Centro de Investigación e Investigación del Sueño (CIRS) del CHUV (véase el recuadro).

Para confirmarlo, los equipos de Vaud utilizaron datos de CoLaus/PsyCoLaus, un programa de investigación que ha estado vigilando la salud de una gran cohorte de casi 7.000 habitantes de la región de Lausana que, al comienzo del estudio, tenían entre 35 y 75 años de edad. Entre ellos, a 755 ya se les había registrado el sueño y se les había observado la anatomía de sus cerebros por medio de la resonancia magnética.

Al cruzar esta información, los médicos del CHUV pudieron realizar «el mayor estudio jamás realizado sobre los vínculos entre la apnea del sueño y los trastornos cognitivos, el primero de este tipo en la población general -los estudios anteriores sólo habían tenido en cuenta a los pacientes- y el primero también en combinar los registros del sueño (polisomnografía) y las observaciones de la morfología cerebral mediante resonancia magnética», dice José Haba-Rubio.

Los autores descubrieron que la mala oxigenación nocturna del cerebro lleva a una disminución del volumen de la materia gris (la materia gris que contiene los cuerpos de las neuronas). Midiendo la tasa media de saturación de oxígeno durante el sueño, calcularon que un descenso del 1% en la saturación de oxígeno provocaba una pérdida media del 0,63% en el volumen de ciertas regiones del cerebro. Esto puede no parecer mucho. Pero, dice Marchi, «Normalmente, a partir de los 25 años, nuestro cerebro pierde volumen gradualmente. Toma una persona que, debido a la apnea, tiene una disminución del 10% en la saturación de oxígeno, y es como si de repente envejeciera 20 años».

Estos trastornos respiratorios nocturnos privan de oxígeno a ciertas áreas del cerebro y hacen que pierdan volumen. Esto podría acelerar el declive cognitivo, según los médicos de Lausana.

Durante la noche, algunas personas dejan regularmente de respirar durante al menos 10 segundos, a veces mucho más, antes de recuperar el aliento con un ronquido muy particular. Sufren de apnea del sueño. Sus noches se ven constantemente interrumpidas por la micro-vigilia que los deja cansados y somnolientos al día siguiente. Esto altera su calidad de vida, los hace más propensos a tener accidentes y también aumenta su riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Pero según un estudio recientemente publicado en los Anales de Neurología por equipos del Centre hospitalier universitaire vaudois (CHUV), estas paradas repentinas de la respiración tienen otras consecuencias perjudiciales. Reducen el nivel de oxígeno en la sangre, la tasa de saturación de oxígeno, que puede caer por debajo del 85%, mientras que normalmente varía entre el 94 y el 100%. Por lo tanto, privan al cerebro de esta molécula que es esencial para su correcto funcionamiento. Como resultado, podrían promover el desarrollo de trastornos cognitivos y la aparición de la demencia.

Un estudio importante

La demencia, que se manifiesta entre otras cosas a través de la pérdida de memoria, es un síndrome frecuente, ya que afecta al «10% de las personas de 75-84 años, al 30% de las de 85-94 años y al 45% de las mayores de 95 años», recuerda el Dr. Nicola Marchi, jefe adjunto de la clínica del Departamento de Neurología del CHUV y autor principal de este estudio. Por lo tanto, se trata de un importante problema de salud pública, que sólo empeorará a medida que la población envejezca. Sin embargo, para combatir este declive cognitivo, el neurólogo señala que «no hay ningún tratamiento disponible y hay muy pocos medios de prevención».

De ahí el interés por determinar los factores de riesgo de la demencia. Algunos ya se conocían: hipertensión, obesidad, consumo excesivo de alcohol y tabaquismo. La apnea podría ser otra. «Ya habíamos constatado en un estudio anterior que las personas que lo padecen tienen más problemas cognitivos que otras», dice el Dr. José Haba-Rubio, médico del Centro de Investigación e Investigación del Sueño (CIRS) del CHUV (véase el recuadro).

Para confirmarlo, los equipos de Vaud utilizaron datos de CoLaus/PsyCoLaus, un programa de investigación que ha estado vigilando la salud de una gran cohorte de casi 7.000 habitantes de la región de Lausana que, al comienzo del estudio, tenían entre 35 y 75 años de edad. Entre ellos, a 755 ya se les había registrado el sueño y se les había observado la anatomía de sus cerebros por medio de la resonancia magnética.

Al cruzar esta información, los médicos del CHUV pudieron realizar «el mayor estudio jamás realizado sobre los vínculos entre la apnea del sueño y los trastornos cognitivos, el primero de este tipo en la población general -los estudios anteriores sólo habían tenido en cuenta a los pacientes- y el primero también en combinar los registros del sueño (polisomnografía) y las observaciones de la morfología cerebral mediante resonancia magnética», dice José Haba-Rubio.

Los autores descubrieron que la mala oxigenación nocturna del cerebro lleva a una disminución del volumen de la materia gris (la materia gris que contiene los cuerpos de las neuronas). Midiendo la tasa media de saturación de oxígeno durante el sueño, calcularon que un descenso del 1% en la saturación de oxígeno provocaba una pérdida media del 0,63% en el volumen de ciertas regiones del cerebro. Esto puede no parecer mucho. Pero, dice Marchi, «Normalmente, a partir de los 25 años, nuestro cerebro pierde volumen gradualmente. Toma una persona que, debido a la apnea, tiene una disminución del 10% en la saturación de oxígeno, y es como si de repente envejeciera 20 años».

La memoria asignada

Sólo están afectadas ciertas regiones del cerebro, «lo que demuestra que son particularmente sensibles a la falta de oxígeno», dice el Dr. Raphaël Heinzer, director del Centro de Investigación del Sueño del CHUV.

Es esencialmente el hipocampo y la amígdala, dos estructuras situadas en las profundidades del lóbulo temporal (situado detrás de las sienes) que intervienen en la memoria. El primero sirve para «fijar los recuerdos de los eventos, experiencias personales y conceptos», explica Nicola Marchi. El segundo refuerza la codificación de los recuerdos, especialmente cuando están vinculados a las emociones.

Otras áreas del cerebro también pierden volumen cuando se les priva de oxígeno. Se trata de los ganglios basales (situados en lo profundo del cerebro), algunos de los cuales están «vinculados a la memoria procesal, la del saber hacer y la motriz, que nos permite, por ejemplo, andar en bicicleta», explica el neurólogo. Lo mismo se aplica a las zonas de la corteza fronto-parietal (en la superficie del cerebro) «que integran la información visual, auditiva y espacial».

En estas condiciones, no es de extrañar que la apnea del sueño pueda llevar al desarrollo de la demencia. Sin embargo, para los médicos, esto sigue siendo sólo una hipótesis. Para confirmarlo, todavía tienen un último paso que dar. Consiste en demostrar que la contracción de las regiones cerebrales afectadas se refleja bien en los resultados de las pruebas cognitivas.

Podrán hacerlo en un futuro próximo porque, gracias a la información acumulada por el programa CoLaus/PsyCoLaus, «ya disponemos de datos relativos a las facultades de memoria y de concentración de las personas mayores de 65 años», señala Nicola Marchi. Por lo tanto, los analizaremos».

Predecir el envejecimiento del cerebro

Si los resultados cumplen las expectativas, esto podría tener implicaciones clínicas. Actualmente, sólo se investigan las apneas graves (más de 30 paradas respiratorias por hora).

Si se demostrara la relación con un riesgo de demencia, señala Raphaël Heinzer, «podríamos prever la detección de la apnea en una población mucho mayor y el tratamiento de los que la padecen».

Hay varias formas de restablecer la respiración nocturna normal: aconsejar a los pacientes que lleven una máscara conectada a un compresor de aire, una órtesis (un canal doble que mueve varias estructuras de la boca, en particular la mandíbula inferior, hacia adelante para liberar la laringe), o un chaleco que impide dormir boca arriba (una posición que fomenta el paro respiratorio). En casos graves, incluso se les puede ofrecer cirugía.

Nicola Marchi ve aún más allá: «A medio y largo plazo, podemos imaginar que registraremos el sueño de una persona que sufre de apnea y, gracias a la inteligencia artificial -es decir, sin necesidad de resonancias magnéticas- podremos predecir cómo envejecerá su cerebro. Entonces podemos ofrecer un tratamiento personalizado. Los médicos tendrán así un medio de prevenir la demencia.

Conclusión

El sueño es esencial para que el cerebro funcione correctamente, especialmente para la consolidación de la memoria, y los investigadores han sospechado durante algún tiempo que existe una relación entre los trastornos del sueño y el declive cognitivo. Los resultados de un estudio realizado hace cuatro años por el Centre d’investigation et de recherche sur le sommeil (CIRS) del CHUV (Centro Hospitalario Universitario de Investigación del Sueño) ya apuntaban en esta dirección.

Los médicos llamaron a 1.000 personas mayores de 65 años que participaban en el programa CoLaus/PsyCoLaus de Lausana y les administraron pruebas cognitivas. Casi 300 de ellos mostraron síntomas de deterioro cognitivo.

Los autores constataron así que «sus apneas de sueño, y sobre todo las caídas de los niveles de oxígeno que provocaban, eran más graves que las de los participantes sin declive cognitivo», resume Raphaël Heinzer, director del CIRS. Ya habían llegado a la conclusión de que los trastornos del sueño, en particular la apnea, «podrían desempeñar un papel en el proceso patógeno que conduce al declive cognitivo».

Fuente:https://acercadelinsomnio.com

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

rsseitoracercadelinsomniocom blog

RELACCIONADO CON La apnea del sueño puede contribuir al desarrollo de la demencia